Reviews / Reseñas

Revisión | The Big Bang Theory 9×17: The Celebration Experimentation

Evaluación del Editor
  • Comedia5
  • Personajes6
  • Guion4
Puntaje Total5.0

Unas semanas antes de que se grabara el episodio 200 de la serie, el productor ejecutivo Steve Molaro declaró que no sabían si harían algo especial para este episodio. Aparentemente, hablaba en serio. Un episodio regularero, si somos generosos. Que no está a la altura de lo que uno podría esperar de un hito tan importante para la serie.

Como siempre, esta revisión contiene muchos spoilers. Si todavía no has visto este episodio y no quieres enterarte, pues no sigas adelante. Estás advertido.

La reseña está organizada en tres partes. En la primera hacemos un breve repaso de las historias narradas en el episodio. En la segunda listamos los mejores y peores momentos. Y en la tercera damos un puntaje, el que escribe lo hace en tres categorías: comedia, desarrollo de personajes y guion (fluidez, naturalidad e ingenio con el cual presentaron las escenas), los que quieran unirse a valorar el episodio pueden hacerlo a través de un sistema de 5 estrellas, siendo 5 la mejor calificación y 1 estrella, la peor.

Solo apuntes

Un episodio con una historia predecible, con chistes reciclados una y otra vez en la serie y que solo tiene como atractivo la cantidad de invitados para tan magno evento. Solo por eso vamos a cambiar un poco nuestra manera de reseñar el episodio.

Enojo mal dirigido

Comenzaré con Amy Farrah Fowler, quien hace nuevamente el papel de novia simpática, todo corazón, tratando de complacer a Sheldon. Y recibiendo varios desaires de su despistado novio en el proceso. Este rol no es el que me gusta para el personaje, no porque sea negativo ser una buena pareja, sino porque a veces la reducen a ser simplemente «la novia de Sheldon», quitándole identidad. De todas formas, este rol de «víctima» le ha sentado muy bien a Mayim Bialik, porque le ha ganado muchas simpatías y adhesiones, incluso para cosas no relacionadas directamente con la serie.

Adhesiones que a veces se pasan de la raya, como cuando ciertos fans deciden atacar a otros personajes por quitarle «protagonismo» a Amy. Y claro, en este episodio los blancos de los ataques han sido Leonard y Penny. Leonard porque las Shamy se niegan a aceptar que él es el personaje más cercano a Sheldon, no solo por los años viviendo juntos, sino porque Sheldon más de una vez ha dejado claro lo difícil que le resulta vivir sin su compañero de cuarto.

En cuanto a Penny, debe anotarse que fue ella la primera mujer, fuera de su círculo familiar, que consiguió establecer un vínculo con Sheldon. Ella fue su primera «amiga» (Howard solo es «alguien cercano» a pesar de conocerlo mucho más tiempo).

Por enésima vez, a las fans de Amy les digo que si tienen que enojarse con algún personaje, ese debería ser Sheldon. No dirijan su ira frustrada a Leonard, Penny o cualquier otro personaje de la serie, que bastante hacen ellos tratando de apoyar al Shamy. El Lenny más que nadie.

El mejor regalo

Una de los detalles de este episodio, que mucha gente pasa por alto, es que el mejor regalo para Sheldon lo hizo Leonard. Quiero decir, fue el único que al pensar en algo especial para su amigo, recordó la historia que había contado sobre su deseo que Batman viniera a su fiesta de cumpleaños. En otra serie y en otra época, esa habría sido la historia más simpática del episodio, pero ahora, y con los guionistas de The Big Bang Theory, se volvió una parodia para reírse de Adam West, el primer Batman.

En Tumblr, veo que muchas chicas (sí la mayoría son fans femeninas) ponen por las nubes las «románticas» palabras de Amy o la «dulce sonrisa» que le da Sheldon cuando ella dice que su nacimiento es el mejor regalo para todos. A todas ellas les digo, el romance no son palabras bonitas o sonrisitas… son hechos. El romance es dejar que tus actos hablen por ti. Amy sí que hace cosas por Sheldon, pero Sheldon por Amy… piénsenlo.

Falsas moralejas

La gran novedad de este episodio, si podemos llamarla así, es el nuevo «trauma» de Sheldon, esta vez por causa de su hermana Missy y sus crueles, muy crueles amigos… de seis años.

Yo siempre he detestado esa manía de poner a Sheldon como representante de toda la gente oprimida que ha sufrido alguna forma de abuso o desprecio. Y lo detesto porque, si hay algún personaje que abusa y desprecia al resto, es precisamente Sheldon. Basta ver como trata a Wolowitz o Raj, cuando estos tratan de decir cosas agradables sobre él. O durante toda la serie, como desprecia el trabajo de Leonard, la inteligencia de Penny, a Stuart, a Leslie, y sí, también a Amy. Pero como sorprendentemente me dijo un fan de Sheldon para justificarlo: «en el fondo, Sheldon no es un maltratador, porque no maltrata a nadie en particular, él actúa igual con todos».

Así que no entiendo el mensaje que se pretende dar, porque si tratan de decirnos que abusar y despreciar al prójimo está mal, Sheldon es una pésima elección como centro de la moraleja.

Invitados desaprovechados… otra vez

Finalmente, debo decir que lo más divertido de la noche fue Kripke, tratando de ligarse a la madre de Leonard, nada menos. Aunque es una pena que la grandísima Christine Baranski solo viniera para ruborizarse de las insinuaciones sexuales de Kripke y dejar claro, otra vez, que a Beverly le importa bien poco Leonard.

En general, hemos visto en este episodio el problema que supone tener muchos invitados, porque cada uno tendrá muy poco tiempo para intervenir.

Y aunque el escaso tiempo de exposición en pantalla puede compensarse con líneas brillantes y precisas en los diálgoso, aquí no vamos a encontrar tales recursos de guion. Vamos ni siquiera veremos flashback, que se podría haber usado, si realmente querían apelar a la nostalgia, como insinúan en varias partes del episodio.

Leslie Winkle estuvo bien con su «dumbass», pero falla en su anodina conversación con Leonard, al limitarse a repetir el chiste de Mandy Chao, que también creía que Leonard terminaría con Sheldon.

En los diálogos de Adam West también se reciclan muchos chistes sobre la vejez y sobre como las exestrellas deben vivir de su gloria pasada, como en su momento hicieron con el profesor Protón, o con LeVar Burton, quien fue a una edición de Fun with Flags, para hablar de las banderas de Star Trek por una cena.

Para resumir, repito lo que dije al principio: un episodio que solo siendo generosos podríamos considerar «regular», porque está entre los peores de la temporada. Y no lo digo porque sea un episodio desagradable, que no lo es, sino porque es de esos que no tengo ganas de volver a ver.

Ahora, si lo evaluamos en el contexto de un hito tan importante de la serie como es el episodio 200, entonces sí es malo. Si eso quiere decir que queda totalmente en deuda con los fans que tenemos un mínimo de exigencia. Porque también es cierto que hay fans que han reducido hasta tal punto sus expectativas de la serie, que seguramente este episodio les resulte genial. Son los fans 5 estrellas, porque para ellos todos los episodios son geniales. Todos. Sospechosamente todos.

Lo que más me gustó

  • – Penny: «Un momento, ¿hablaste de su cumpleaños y Sheldon desaparece?» – Leonard: «¿Dónde estaba esa información todo este tiempo?»
  • – Amy: «Es el único día de año en el cual todo gira en torno a ti». – Leonard: «¿El único día?… claro».
  • – Penny: «Si hicieras una fiesta ahora, tienes muchos amigos a los que les encantaría venir». – Leonard: «Y nosotros vivimos aaquí, así que no nos queda de otra». – Penny: «Cierto».
  • – Stuart: «Solo quiero que sepas que él (Adam West) es un poco ‘diva'». – Leonard: «¿En serio?» – Stuart: «Sí, se niega a viajar en colectivo, traer su propio almuerzo y no te deja pasar la noche en su sofá».
  • «Si mi pastel va a tener algún texto escrito, que no sea todo en mayúsculas… no me gusta que mi postre me grite», de Sheldon, hablando de los preparativos de su cumpleaños.
  • «Algunos necesitamos arreglarnos el cabello porque podríamos tener una oportunidad con la madre de Leonard», de Kripke, tratando de entrar al baño.
  • «¿Por qué me miras a mí?, soy un santo. Pero un diablo en la cama», de Kripke, mirando a Beverly.
  • – Sheldon: «Gracias Bernadette. Esas palabras son perfectas». – Howard: «¡¿Qué?! ¿Estás hablando en serio?»
  • «Sabes, solía odiar estos abrazos. (Penny lo abraza) Ahora solo los encuentro muy irritantes», de Sheldon.

De errores y detalles que no gustaron

Sinceramente, no he tenido tiempo para encontrar algún detalle en este punto. Más adelante, y quizás con la ayuda de ustedes, pueda actualizar esta parte.

Un misterio que se quedará sin resolver es quién invitó a Leslie Winkle. Leonard se sorprende que ella estuviera ahí, así que él no la invitó. De los que la conocían ninguno parece tener un razón para invitarlos, quizás simplemente escuchó de la fiesta y como es Leslie Winkle y conoce la dirección simplemente fue para ver qué tal estaban. En serio, ni siquiera se dignaron explicarlo.

Puntuación del editor

Quitamos las técnicas de seducción de Kripke y nos cargamos lo más divertido del episodio. Puntaje medio bajo.

Me voy a pasar de generoso considerando que en este episodio «supuestamente» Sheldon da otro paso hacia la madurez, aceptando celebrar su cumpleaños. Y que la amistad de Penny y Sheldon se fortalece. Y Leonard. Puntaje medio.

Un episodio que cuando comienza la fiesta pierde fuelle rápidamente. Puntaje medio bajo.

Puntaje de los fans

Bueno, ahora te toca a ti compartir tu opinión y si gustas votar dándole un puntaje a este capítulo, el tiempo de votación es limitado y eventualmente se cerrará, así que hazlo lo más pronto posible.

HorribleMaloRegularBuenoExcelente (64 votos, promedio: 2,95 de 5)
Cargando…
BigBangBlogTV visita360