En Portada Episodios Reviews / Reseñas

Review 3×19: The Wheaton Recurrence

The Big Bang Theory, sin lugar a dudas es una comedia, una gran comedia. Capítulo tras capítulo nos ofrece un buen montón de risas aseguradas de la mano de nuestros nerds favoritos. No obstante, si algo mantiene con vida la sucesión de gags que componen los capítulos es la pareja protagonista, quienes hicieron pensar a los frikis de medio mundo que aún tenían esperanza. La relación entre Penny y Leonard comenzaba a morir de éxito, a aburrir por lo rematadamente bien que les iba. Tras varios capítulos sin trasfondo argumental y dos semanas de parón vuelve The Big Bang Theory, vuelve Wil Wheaton… y algo se va. Tras el salto, analizamos minuciosamente uno de los capítulos más importantes de la tercera temporada, ¿Y tal vez de la serie?

Una de las sorpresas más esperadas del decimonoveno capítulo de The Big Bang Theory era el estelar regreso del archienemigo del Dr.Sheldon Cooper: el malévolo y despiadado Wil Wheaton. Todos esperábamos ver a un Sheldon descontrolado, a un Wheaton muy divertido y a los nerds y la rubita funcionando a modo de coro. Nada más lejos de la realidad. El actor de Star Trek ha desencadenado en la aspirante a actriz un sentimiento de culpa que ha derivado en uno de los pocos momentos dramáticos que ofrece la serie. Pero mejor, por partes.

¿Algo va mal, Penny?

¿Algo va mal, Penny?

La cara de Penny lo dice todo cuando su novio le dice, de buenas a primeras «Te Quiero». Parece ser que, pese a que pudiera parecer lo contrario, esas palabras son harina de otro costal para la camarera, quien se siente tremendamente incómoda al escuchárselas a Leonard. Particularmente pienso, ¿Qué hay de malo? Parece que los estadounidenses le tienen fobía a decir «Te quiero». El caso es que dicha declaración hace aflorar en Penny un sentimiento de culpabilidad, ya que parece no ser capaz de poder decirle lo mismo al físico. ¡Con lo bien que les iba!

Mientras tanto, los chicos han organizado una partida de bolos contra el dueño de la tienda de cómics, algo muy importante para Sheldon y su enorme ego, pero, esta vez, no para Leonard. Así, entre conversaciones de animales gigantescos y escrotos pintorescos, los nerds intentan sonsacar a Leonard qué es eso que le preocupa tanto. Alguien con su inteligencia y su éxito laboral sólo podría tener un problema: su chica no le puede decir «Te quiero».

Sorpresa, Shelly...

Sorpresa, Shelly...

…Y Wheaton entra en escena. Ya en la bolera, el dueño de la tienda de cómics avisa a sus contrarios de que uno de sus compañeros no va a venir, pero que ha avisado a un sustituto: nada menos que Wil Wheaton, el archienemigo de Sheldon, el Internet Explorer de su Firefox (¿Habéis escuchado alguna vez una expresión tan buena?). Wheaton ha vuelto para hacer la vida imposible al físico con su habitual juego sucio. ¡Cuidado! Juega con la carta de la abuela muerta.

"Soy la bola..."

"Soy la bola..."

Mientras la tensa partida de bolos se desarrolla, Leonard no puede evitar presionar a Penny, ya sea por ogullo o por despecho. El pobre físico sólo quiere escuchar esas dos palabritas tan especiales, pero la camarera parece no estar dispuesta, llegándose a sentir tan incómoda que abandona el lugar sin más. A Leonard esto le sentó fatal, pero casi peor a Sheldon, quien tuvo que posponer su duelo final contra el malvado Wil Wheaton. Razón más que suficiente para estar llorando hasta quedarse dormido, faltaría más.

El doctor Cooper tiene que recuperar a su mejor jugadora de bolos, y si tiene que hacer que se reconcilie con su novio lo hará. Usando su clásica técnica de «no te dejaré en paz hasta que no hagas lo que quiero«, Sheldon consigue que Penny vaya a hablar con Leonard. Para el físico todo está genial. ¡Mentira podrida! Se te cala a la lengua, doctor…

"Ya sabes la rrespuesta..."

"Ya sabes la respuesta..."

¿Fan o enemigo? Depende de como se lea.

¿Fan o enemigo? Depende de como se lea.

Todos reconciliados, todo genial: podemos volver a jugar a los bolos. Sheldon prepara algo muy especial para sus compañeros de equipo: una camiseta con una «Inteligente broma» acerca del personaje que Wil Wheaton interpretó en Star Trek. Tras descubrir que el tema de la camiseta le sale rana (¡qué lio con el genitivo sajón!) el Dr.Cooper continúa con su particular guerra anti-Wheaton dándolo todo en la bolera. ¡Si hasta se encomienda a Jesús!

Juego sucio, Wheaton...

Juego sucio, Wheaton...

...¡Pero Jesús está con los justos!

...¡Pero Jesús está con los justos!

Pero el juego de Wil Wheaton no acaba ahí. Haciendo acopio de toda su maldad, el actor saca a la luz su carta final, jugando con los sentimientos de Penny para alejarla de la partida y conseguir hacerse con la victoria. ¿Qué se juegan estos nerds para que se lo tomen tan en serio? No seáis impacientes, pronto lo veréis. El caso es que Wheaton persuade indirectamente a Penny para que deje a Leonard allí mismo… y lo consigue. La actriz en potencia, incapaz de mantener lo suyo con Leonard sin ser capaz de decirle «Te quiero», abandona el lugar poniendo fin a su relación con el físico.

«No te mereces esto, Leonard, lo siento.»

Menuda frasecita, ¿Eh? pocas veces se dice tanto con tan poco…

Wil Wheaton malmetiendo...

Wil Wheaton malmetiendo...

¡No digas eso, Penny, lo vuestro no puede acabar!

¡No digas eso, Penny, lo vuestro no puede acabar!

Wheaton 01, Cooper, 00. La rabia del doctor al comprobar que su enemigo ha sido capaz de romper una relación con tal de ganarle sólo puede expresarse con un rostro. Con ESTE rostro:

Wheee....aaaaa...tooooon....

Wheee....aaaaa...tooooon....

Conclusiones:

The Wheaton recurrence para poner fin a un ciclo que comenzaba a hacerse pesado. Para muchos (inclúyome) la relación entre Penny y Leonard fraguó demasiado pronto, aparte de la magnífica carga de humor que disfrutamos capítulo tras capítulo, The Big Bang Theory contaba una historia de amor imposible, de esas con las que quien más y quien menos ha soñado alguna vez. Leonard consiguió a la chica de sus sueños muy pronto, y eso tenía que pasar factura. ¿Estamos ante una ruptura real y definitiva? Yo no diría tanto, pero sí ante una nueva trama que va a aportar emoción y frescura a la serie. Sí, es cierto, todos estamos muy tristes por una ruptura como esta, pero, ¿No va a ser más bonita todavía la reconciliación?

Personalmente, The Wheaton recurrence me ha parecido uno de los mejores capítulos de la temporada, con peso argumental y la siempre genial aparición de Wil Wheaton en escena. Y además de todo eso, esto:

¿En serio pensabáis que no íbamos a poner esta imagen?

¿En serio pensabáis que no íbamos a poner esta imagen?

Como buenos perdedores, los chicos cumplen con su castigo. Si me tengo que quedar con uno sería con Raj. El más bizarro, de lejos… ¡Y encima se siente poderoso! Una genial manera de darle un toque de humor a un final tan amargo. ¡Bien por los guionistas de The Big Bang Theory!

Y ahora, como siempre, lo mejor del capítulo:

1. Wil Wheaton. Tan malvado, tan traidor, tan inteligente. Nadie como él puede humillar al Dr.Cooper.

2. «Sé la bola». Desconocíamos la afición de Sheldon a este deporte yanki. ¡Menudos plenos!

3. La camiseta «The Wesley Crushers». El lío lingüístico ha sido, sencillamente, sensacional.

4. Ruptura, ¿Reconciliación? ¿A que os morís por ver el siguiente?

5. Las Super Heroínas. Gracias a The Big Bang Theory por permitirnos ver a los chicos así. Gracias.

Como siempre, esperamos vuestras impresiones y comentarios :)

BigBangBlogTV visita360