En Portada Episodios Reviews / Reseñas

Review 3×20: The Spaghetti Catalyst

Por fin ha vuelto The Big Bang Theory con este 3×20 que tanto esperábamos. The Spaghetti Catalyst nos ha dejado las cosas claras en muchos sentidos, algunos más sutiles y otros más evidentes. Me encanta este episodio porque va a suscitar polémica, ¿que no os parece polémico? Pues leed la review que os traemos a thebigbangblog y preparaos para el combate. Pasad, pasad.

¿A quién quieres más, a Mamá o a Papá? Esa ha sido la dura decisión en la que hoy se ha visto Sheldon al ver que no sería normal ser amigo de Penny cuando ésta ha roto con su mejor amigo. The Wheaton Recurrence nos dejó con la amarga sorpresa de la ruptura de la pareja más estable de todas las series de este momento. Yo, la verdad, esperaba un episodio más centrado en eso y no tanto en Sheldon, pero el público manda y la gente pide a gritos más minutos de este excétrico científico. De todas formas, aunque de una manera indirecta, hemos podido ver como avanza la trama de Leonard y Penny.


La primera escena del episodio ya marca el devenir de todo lo que va a ocurrir: Sheldon se encuentra con Penny en el portal de su bloque y éste, incómodo, no sabe cuál es el método a seguir ahora que ella y Leonard han roto. Ella, lo tranquiliza y, mientras suben las escaleras, deciden quedar para cenar ya que Penny le dice que van a seguir siendo amigos. “No estaba seguro del protocolo ahora que Leonard y tú ya no estaban teniendo coitos”, genial.

Claro, al llegar de vuelta a su piso se encuentra con todo el grupo, quienes le dicen que no está bien que hable con Penny, que en estos momentos tiene que elegir un bando ¡Si no puede ni hablar con Penny mucho menos podría ir a cenar! Pero él quiere cenar con ella así que decide ocultárselo a sus amigos. De verdad, no hay nada más gracioso que Sheldon mintiendo. No solo oculta la información, sino que cena una primera vez con ellos para no levantar sospechas, se guarda un paquete de salchichas en los pantalones para la cena con Penny y finge ir a dar un paseo. Aunque el paseo se le tuerce al ver como, en primer lugar y para mantener su mentira, se ve forzado a salir a la calle con Howard, que se decide a acompañarle; y en segundo lugar al huir de un perro enorme que quiere las salchichas que tiene en la entrepierna.

Mientras tanto, Raj sufre un ataque de celos al verse a sí mismo como segundo plato. Leonard quiere quedar con él ahora que no puede hacerlo con Penny. “Si fuéramos la Liga de las Justicia, yo sería Aquaman” dice el pobre, y es que en parte lleva razón.

Bueno, tras ser perseguido por un perro Sheldon llega a casa de Penny dispuesto a seguir con su mentira. Ahora su objetivo es cenar con Penny (de nuevo) y ocultarle que ni Howard ni Raj ven bien que esté ahí y que, por supuesto, nadie lo sabe. La cena se le vuelve algo dificultosa, ya que no es fácil comer un plato de espaguetis tras uno de pollo indú. No obstante, todo transcurre tranquilamente, para ser Sheldon como es.

Volvemos al piso de Leonard para ver a éste amargado en el sofá mientras Raj busca fotos porno de famosas e intenta sacarle temas de conversación a su amigo en relación a ellas. En ese momento, Sheldon regresa y vuelve a mentir (muy mal) sobre donde ha estado. Esa misma noche, Sheldon se lo confiesa todo a su amigo, quien dice que no le importa.

¡Pero sí que le importaba! Al menos al principio, ya que a la mañana siguiente Leonard y Penny se encuentran en la lavandería. Tras unos momentos incómodos por verse solos sale el tema de Sheldon. Gran momento ya que se vuelve a ver a éste como un hijo de la expareja. Parecen un matrimonio divorciado que pelean por pasar más tiempo con el hijo que tuvieron en común.


Como a todo hijo divorciado estadounidense que se precie “su madre” lo lleva a Dineyworld y vuelve muy emocionado a casa de “su padre”. Una vez allí, Penny le obliga a acostarse y Leonard invita a ésta a un café. Raj y Howard, viendo las mismas similitudes que vemos nosotros, no pueden salir de su asombro.

Al final, mientras le ven dormir, ambos deciden que pueden ser amigos. Suena un poco a “Tenemos que llevarnos bien por el bien de nuestro hijo”… aunque Leonard no deja de proponer algún tipo de amistad con derecho a roce, pero con pocos resultados.

Conclusiones del episodio:

He de decir que estoy 100% libre de spoilers, así que quizás me equivoque, ya que solo es mi opinión. Este capítulo sienta las bases para recuperar la estructura que teníamos antes de que Leonard y Penny comenzasen a salir. Es decir, los guionistas quieren que todo vuelva a la normalidad ya que ésta no es una serie de encuentros y desencuentros amorosos, es más comedia que eso, y por tanto las rupturas hay que superarlas rápido.

Por otro lado, queda claro que, aunque Sheldon y Penny pasen mucho tiempo juntos, NUNCA, JAMÁS, EN LA VIDA, podrán ser pareja. Entre ellos hay otro tipo de relación. Una relación más especial, mezcla de lo que sienten mutuamente una madre y un hijo y unos buenos amigos. Lo siento por quienes le buscáis novia a Sheldon, pero nuestra rubia favorita nunca va a terminar con él.

BigBangBlogTV visita360