Leonard Penny TBBT por dentro

Lenny: cuando las cosas se hacen mal

Lenny - el fin del romance

No sé exactamente cuándo el Lenny perdió la magia, pero estoy seguro que fue mucho antes de que Leonard le propusiera matrimonio a Penny, en una de las propuestas más anticlimáticas que yo recuerde. Una muestra palpable de todos los errores que han marcado el camino de la llamada a ser la pareja más importante de la serie.

Porque no es posible que Penny diga emocionada que ya no necesita ser una actriz famosa, que solo necesita a Leonard a su lado para ser feliz, y sin embargo, sus palabras no me despertaran ninguna emoción.

Y cuando Leonard saca «inesperadamente» una sortija, no hay ninguna sorpresa. Jugaron tanto con el chiste de las propuestas una tras otra, que cuando llegó la definitiva ya nadie se lo creyó, como el niño que grita «¡Lobo, ahí viene el lobo!», tantas veces, que cuando la bestia llega, ya nadie le cree.

¿Predecibles?

He escuchado a mucha gente decir que esta pareja es demasiado predecible. Al fin y al cabo, desde que se conocieron, todos sabíamos que acabarían juntos, por el destino y por la mecánica de toda sitcom.

Sin embargo, muchas sitcom ponen en evidencia el interés romántico del protagonista desde sus primeros episodios y funcionan perfectamente después. No, por ahí no van los tiros. El problema no es repetir fórmulas, el problema es que no se aplican bien.

Repartiendo responsabilidades

Los responsables de este desaguisado son muchos. Empezando por los escritores, por ser incapaces de balancear el humor y los momentos emotivos de los personajes. Cuando se hace bien, las bromas calzan perfectamente aliviando la tensión del momento. Pero cuando se hace mal, ni te ríes, solo consigues arruinar lo mejor de la escena. Por otra, la falta de coherencia y el destrozo que han hecho de los personajes, ha sido realmente lamentable. Casi no se reconocen a los personajes de las primeras temporadas. Y ojalá pudiéramos hablar de «evolución» y «crecimiento» de los personajes, es que no es posible, cuando han ido para atrás y para peor.

Tampoco le quito responsabilidad a los actores, si algo me ha demostrado el paso de las temporadas es que Johnny Galecki y Kaley Cuoco le han perdido el pulso a sus personajes. Johnny confunde intensidad con ponerse a gritar desaforadamente. Y Kaley cree que para una buena interpretación basta con hacer muecas. Tanto él como ella caen pesadísimos cuando se ponen a discutir, sin importar quién tiene la razón.

Las comparaciones son odiosas, pero en este apartado, las interpretaciones de Jim Parsons y Mayim Bialik son muy superiores. Ellos sí consiguen que pasemos por alto (hasta cierto punto) los defectos del Shamy, algunos de los cuales incluso son peores que los del Lenny. Pero eso solo demuestra el talento de los actores que interpretan a Sheldon y Amy.

Nostalgia y credibilidad

La magia de la televisión consiste en creerte una ficción. Y hoy por hoy para creerme el amor de Leonard y Penny debo apelar al recuerdo y no al presente. Tengo buenos recuerdos de un puñado de momentos en los cuales Leonard realmente hizo cosas significativas por la chica que amaba.

Leonard siempre ha ayudado económicamente a Penny, pero una cosa es sacar dinero del banco para regalarle un automóvil a tu chica y otra es enfrentar aun exnovio para intentar recuperar una deuda poniendo en peligro tu integridad física.

Ambos gestos demuestran generosidad, pero el segundo, que ocurre en las primeras temporadas, es más significativo porque hay adicionalmente un gesto de abnegación y sacrificio. Porque Leonard recupera el dinero para Penny, pero no consigue ganar crédito alguno, al contrario, Penny vuelve con su exnovio porque cree que el mastodonte ha cambiado al devolverle «voluntariamente» el dinero que le debía. Y se ve tan feliz por ello, que Leonard no se atreve a aclarar las cosas. Con mucho tino, Sheldon nos explica que el gesto de Leonard es digno de un caballero medieval. Y tiene razón, Leonard era un héroe.

¿Y dónde está la Penny que suspiraba detrás de una puerta «no quiero que te vayas», cuando Leonard se fue de viaje al Polo Norte? Ya no queda nada de esa dulce chica, sepultada quizás en decenas de botellas de alcohol y toneladas de amargura. No se puede decir muchas cosas positivas de una novia que detesta San Valentín, pero recibe los regalos. Y cuando se acuerda de regalarte algo ella a ti, te corresponde con unos chocolates baratos que recibió gratis en una gasolinera.

Idas y vueltas que desesperan

Lo mejor de la pareja podemos verlo en Hypotesis Recombination (5×13), episodio en el cual Leonard, luego de plantearse múltiples escenarios (aunque nosotros solo vemos uno) decide seguir su corazón e invita a Penny a una cita, para darse otra oportunidad. Ella acepta emocionada, y hay que admitir que esta etapa tienen algunas pinceladas de genialidad al plantearse en The Beta Test Initation (5×14) un período de prueba para ajustarse y no cometer los errores del pasado. Lamentablemente eso dura muy poco por culpa de Leonard y una inoportuna propuesta de matrimonio.

Las cosas empeoran en The Date Night Variable (6×01), episodio en el cual Penny expresa que su relación con Leonard es incómoda, y en el siguiente, The Decoupling Fluctuation (6×02), expresa abiertamente que piensa en la posibilidad de romper su relación porque el amor de Leonard es «aburrido». Lo peor, sin embargo, es que ella finalmente decide continuar porque siente lástima por él. Más bajo no se puede llegar.

Y así han continuado, dando tumbos y con muy poquitas cosas positivas que decir de ellos.

La burla final

En The Mommy Observation (7×18), Stuart afirma que el Lenny es la mejor pareja del programa. Y cuando Bernadette y Amy reclaman indignadas (como me imagino que la mayoría del público), Stuart explica que Leonard y Penny se han hecho mejores personas gracias a su relación y son increíblemente asombrosos juntos.

¡Qué tierno! Pero tal declaración prácticamente no tiene nada que la respalde. Yo no sé si los escritores realmente se lo creen o simplemente es una broma cruel. ¿O será que creen que el público es tan idiota que se traga cualquier cosa ellos hacen a los personajes decir? No los culpo por intentarlo, con el Shamy les ha funcionado.

Y así hemos llegado al final de la temporada 8, donde viejas fórmulas y malos hábitos vuelven a converger. Leonard y Penny se escapan para casarse impulsivamente en Las Vegas. Todo es felicidad hasta que Leonard, tan oportuno como siempre, decide confesar un desliz que termina arruinando el momento. Y aunque Penny parece decidida a continuar, es bastante incierto en qué acabará todo esto.

La cuestion es esta, si uno no se cree una relación de pareja, ni tiene claro que sean felices juntos, entonces le va a importar un pimiento el «sufrimiento» de los personajes cuando su relación pasa una crisis. Es decir, te da lo mismo si siguen o no, porque ya no te importa. Y lamentablemente, a estas alturas el Lenny esa indiferencia entre los seguidores de la serie. Y para quienes hemos tenido a esta pareja como nuestra preferida durante tanto tiempo, y la hemos defendido cuanto hemos podido, es muy triste tener que aceptar que las cosas son así.

Lenny - el fin del romance 2

BigBangBlogTV visita360