TBBT por dentro

El encanto del Dr. Cooper

El encanto del Dr. Cooper

Debo admitir que el éxito de Sheldon Cooper es uno de los grandes misterios con los cuales me desafía The Big Bang Theory. Para nadie que frecuente este blog debería ser un secreto que el personaje encarnado magníficamente por Jim Parsons no es mi favorito de la serie.

No pocos me han preguntado en alguna ocasión el cómo puede gustarme The Big Bang Theory y no gustarme Sheldon Cooper. Como dije, es algo que a mí también me resulta curioso.

Pero no es eso de lo que quiero hablar. Sino tratar de entender qué es lo que tiene de genial este personaje que le ha permitido colocarse en el primer lugar de las preferencias.

Los niños son adorables

Creo que uno de los grandes encantos de Sheldon es la parte infantil de su personalidad. Cuando Sheldon es un niño bueno es realmente adorable, es un niño alegre, curioso y afectuoso, como deberían ser todos los niños.

A los hombres nos resulta simpático y a las mujeres, bueno, estoy casi convencido que les despierta ese sentimiento «maternal» que todas ellas. Y que les hace asumir inmediatamente el papel protector hacia el «pequeño Shelly». Y como a Sheldon no le faltan detractores, imagino que son ellas sus principales defensoras.

La última palabra

Otro elemento importante es que Sheldon Cooper es un tipo inteligente, un tipo que siempre tiene la última palabra. En una época donde el sarcasmo y las frases hirientes son consideradas «inteligentes» a mucha gente le basta con eso para sentirse superior a otras.

Sheldon Cooper es la encarnación de esa tendencia, y por eso resulta tan atractivo, porque todos queremos ser «ganadores», aunque sólo sea para ganar una discusión sin importancia con alguien que no conocemos bien.

No me extraña que Sheldon Cooper sea tan popular en internet, ya que internet está llena de gente así, cada vez más hiriente, cada vez más sarcástica, cada vez más prepotente… Sheldon Cooper, a quien no le importa la opinión de los demás, porque él siempre tiene la razón, es la mejor expresión de esa tendencia.

Y por eso tanta gente se identifica con él.

The Smart is New Sexy

Desde el principio la serie quiso vendernos la idea de que la inteligencia es sexy. Así que el planteamiento inicial es que ninguno del grupo de Sheldon es guapo, al menos no según el estereotipo.

«Pálido, flaco y desgarbado», así describe Raj a Sheldon frente a la propia Amy en un episodio.

A pesar de lo cual, Jim Parsons tiene su atractivo entre las mujeres (y también entre las no mujeres, para qué nos vamos a engañar), definitivamente no es Brad Pitt pero seamos francos, en una sitcom es raro que haya gente realmente fea.

Y cuando digo esto pienso en esas películas donde ponen actrices guapas a las cuales con ponerles unos anteojos, despeinarlas y vestirlas con ropas pasadas de moda resulta que ya son feas. Situación que facilita revertir el proceso con lentes de contacto, un estilista y un mejor vestuario, y ya está, resultan ser más atractivas que la supuesta villana que va de guapa en la película. Ilusión, todo en la pantalla es ilusión.

Sea por su atractivo físico, por su talento interpretativo o cualquier otro motivo que mi falta de imaginación en este tema me impide añadir aquí, Sheldon Cooper tiene millones de fans «enamoradas». Y como el amor es ciego, entonces es fácil entender que los muchos defectos del personaje estén escondidos bajo toneladas de afecto y admiración.

Ser original (aunque no cómo te lo imaginas)

Cuando uno admira un personaje suele considerar que es «único», pero eso es algo difícil de probar objetivamente. Al menos para quien ha visto muchas sitcom.

Por ejemplo, todos sabemos que debido a su inteligencia superior, un elemento característico de la personalidad de Sheldon son sus aires de grandeza y el creerse superior a todos.

Bien, si intercambiamos la inteligencia por dinero, toda esa soberbia y seguridad son típicas del «hijo de padres millonarios», y si lo hacemos con la bellaza física, tenemos a la «reina del baile de la escuela». Y el primero como la segunda son personajes icónicos, usados una y mil veces en cualquier serie o película.

La originalidad de Sheldon Cooper no va por ahí. La novedad es que Sheldon no es el villano, sino el protagonista de la serie.

Y la aceptación de Sheldon Cooper, a pesar de todos sus defectos, demuestra lo maravillosa que es la industria del espectáculo, porque pueden ponerle un envoltorio reluciente a una fórmula vieja y vendértela como algo nuevo y original. ¡Y todos felices! Eso me encanta.

La mejor novia que podría tener

Y bueno, falta algo más para completar el cuadro: Amy Farrah Fowler. No es necesario decir que el personaje que encarna Mayim le cayó como anillo al dedo. Ella dotó al personaje de Sheldon de algunos detalles que originalmente no hubiéramos imaginado.

Aunque la inclusión de Amy como pareja de Sheldon molestó a muchos fans, también consiguió añadirle otros tantos, quizás muchos más de los que pudiera haber perdido.

La «humanización» de Sheldon fue positiva para el personaje, que entre la tercera y la cuarta temporada ya estaba empezando a dar muestras de agotamiento.
Gracias a Amy Farrah Fowler, Sheldon tiene todo un nuevo mundo de oportunidades para desarrollarse y evolucionar. Y eso también es algo que atrae a a la gente, quizás mucho más que todo lo mencionado arriba. Porque el cambio es parte de la vida.

Y bueno, ahí tienes los motivos para que Sheldon Cooper encante. Como seguro no son todas las que están, ni están todas las que son, espero que si tienes alguna razón personal para que Sheldon Cooper sea tu preferido, compártelo con nosotros.

BigBangBlogTV visita360